viernes, 6 de abril de 2018

SECUESTRO


   Aquel lunes de mayo, la niebla se deslizaba por las calles de la ciudad como una helada alma en pena y empañaba las gafas de baquelita de Alberto. No valía la pena sacar las manos entumecidas de los bolsillos con el único fin de ganar un poco de visibilidad. 
   Los treinta años que Alberto llevaba trabajando en la estación de servicio habían sido tan solitarios y rutinarios como su vida misma. Se había acostumbrado o más bien resignado a regresar a su casa antes de las seis de la mañana.
   Antaño, había soñado con hacer una carrera y formar una familia. Hoy en día, se contentaba con una sopa caliente al amanecer y una mañana de sueño profundo. Con eso iba fantaseando hasta que el sonido de las ruedas de un auto frenando sobre el pavimento húmedo lo hizo detenerse en la esquina por la que acababa de doblar.
   A cien metros de donde se encontraba, un vehículo del color del musgo se detuvo por completo y de él bajaron dos personas que no se molestaron en cerrar la puerta trasera. Algo en ellas hizo que los vellos de su nuca se erizaran. En ese momento reparó en que había alguien más en la vereda que al igual que él se había quedado petrificado.
   Entrecerró los ojos para observar lo que estaba sucediendo. Nunca, en sus casi sesenta años de vida había sido testigo de algo semejante. Los hombres del auto estaban forcejeando con la persona que estaba en la vereda e intentaban arrastrarla hacia el interior del coche.
   Estaba siendo testigo de un secuestro. Tenía que salir de allí cuanto antes, mas sus piernas no respondieron a la orden de su cerebro. Antes de que el pobre hombre desapareciera en la parte trasera del vehículo, clavó sus ojos en el rostro de Alberto. No había dicho palabra alguna y a pesar de no poder distinguirlo bien a causa de la niebla y la distancia, estaba claro que esperaba que lo ayudase.
   Uno de los secuestradores no había ingresado al auto y se había vuelto de repente deteniendo su mirada en Alberto, quién giró y comenzó a correr tan rápido como sus piernas se lo permitieron. Dobló por un montón de esquinas y cruzó numerosas calles sin mirar por donde iba. Parecía que su corazón iba a escapar de su pecho y sólo se detuvo cuando las luces del amanecer lo hicieron reparar en que había estado corriendo por muchísimo tiempo.
   Regresó a su casa sin decirle a nadie lo que había visto. Su forma de ser había terminado por apartar a todos aquellos que podrían haberlo querido y el resto habían fallecido hacía tiempo, pero aunque hubiese tenido a alguien, consideraba que no podía ser una buena idea comentar lo que había visto.
   Esa mañana no pudo dormir y tampoco descansó bien el resto de la semana. Sólo salía para ir a trabajar y lo hacía por caminos alternativos aunque eso implicara caminar algunas cuadras de más. El fin de semana también se quedó encerrado en su casa y sólo fue al almacén de la esquina en una ocasión para abastecer su heladera. 
   El lunes cuando Alberto salió del trabajo se convenció a sí mismo que era iluso por su parte continuar asustándose cada vez que escuchaba la frenada de un auto, en especial trabajando en una estación de servicio. Se armó de valor al final de su turno y optó por volver a su casa siguiendo el camino que hacía habitualmente antes de aquel suceso inesperado. 
   Hacía frío y la ciudad volvía a estar envuelta por una densa mata de niebla blanca. Se detuvo tan sólo por un segundo para buscar en su bolsillo el trozo de franela naranja que utilizaba a menudo para limpiar sus gafas y no fue capaz de reaccionar cuando el auto que lo había estado aterrorizando en su memoria, se detuvo a apenas unos pasos de lugar en donde se encontraba. 
   Dos personas bajaron a toda prisa y lo aferraron con fuerza por los codos. Intentó resistirse, pero el agarre era demasiado fuerte y lo arrastraron por el aire como si no pesara más que un niño.
   Apenas pudo ver como el cristal de sus gafas se fragmentaba al encontrarse con el suelo. Miró a su borroso entorno desesperado y pudo distinguir a alguien observándolo desde la esquina. Le rogó al desconocido con los ojos y las mejillas llenas de lágrimas, pero era demasiado tarde. La puerta trasera se cerró después de que lo arrojaran al interior y en ese momento la voz de uno de sus captores mencionó que había alguien observando en la esquina.
AUTORA: ALEJANDRA ABRAHAM

OBRA GANADORA COMO MEJOR RELATO CORTO EN MEGUSTAESCRIBIR DE ESPAÑA EN 2017

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

EL PODER OCULTO CAP 13

                 CAPÍTULO 13: PACTO DE SANGRE                               Esa noche, mientras mis padres cenaban, yo observaba mi plato...